LAS INVERSIONES ESTRATÉGICAS: UNA VISIÓN FINANCIERA.

Los proyectos de carácter estratégico son los que afectan, significativamente, a la posición competitiva de la empresa, esto es, que inciden sobre alguno de los factores clave en los que se apoya su estrategia. Estos proyectos, normalmente, exigen fuertes inmovilizaciones de fondos, plazos más dilatados de puesta en marcha y recuperación de la inversión, varias fases para su implantación y compromisos en firme e irreversibles con opciones de desarrollo de la empresa.

Los proyectos operativos, por el contrario, se relacionan con la continuidad de la empresa, con el mantenimiento de la situación alcanzada. Es decir, intervienen sobre la productividad y el crecimiento de la empresa dentro de un mismo posicionamiento dentro del mercado.

PROYECTOS ESTRATÉGICOS Y EVALUACIÓN FINANCIERA.

La práctica en evaluación de inversiones recomienda utilizar los métodos basados en la actualización del movimiento de fondos para medir el rendimiento esperado del proyecto. Si el VAN es positivo o la TIR excede a la tasa de corte de la empresa, el proyecto podrá ser aceptado. Y este criterio es de aplicación tanto a las inversiones catalogadas como estratégicas como a las de naturaleza más operativas.

Hay que tener en cuenta que, aunque la metodología financiera utilizada para la revisión de la idoneidad de la inversión debe ser llevada a cabo, dichos criterios estrictamente financieros tienden a penalizar los proyectos estratégicos debido a los procedimientos de cálculos aplicados. Uno de los factores más relevantes reside en la demora de la obtención de flujos de caja positivos y al período de tiempo de recuperación de la inversión (debido fundamentalmente al importante desembolso de recursos o dimensión de la inversión).

Además, los flujos positivos tienden a ser crecientes al compás de la consolidación del proyecto de inversión, así como también debido a la mejora de la posición competitiva de la empresa y a las sinergias generadas como consecuencia de la misma. La situación de estabilidad en estos proyectos de inversión, pueden tener una previsión temporal de estabilidad de sus flujos de caja superior a los diez años.

Cabe concluir que los métodos habituales de evaluación, o al menos la forma como se utilizan, penalizan a los proyectos estratégicos debido a la mayor tasa de descuento que se les aplican (debido al mayor riesgo), a la evolución habitual de su flujo de fondos, a la mayor entidad de su valor residual recuperado al final del horizonte temporal de la inversión y al mayor volumen del desembolso inicial al inicio de la inversión o proyecto.

Por ello, en las inversiones estratégicas se deberá aducir las ventajas y beneficios que justifiquen el atractivo estratégico que justifica la propuesta de inversión.

En nuestro despacho de estudio de estrategia y finanzas actualmente desarrollamos proyectos tanto de índole operativo como estratégicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>